Zampullín cuellinegro de nuevo













Ayer por la tarde empecé a oír voces y les hice caso: volví a ver si estaba el Zampullín. Estuve allí hasta que se puso el sol haciéndole fotos. Se acercaba, se iba, yo me acercaba lo que podía. Entre sesión y sesión de luz y contraluz da tiempo a fumarse un cigarrito en las piedras, a tomar el sol, a revisar fotos para borrar alguna repetida. También a ver pasar algún bicho muerto flotando.


Al final me miró y le dije adiós...

Lo que pienso es que debería huír del refugio de lo facil y largarse hacia aquella luz o más allá: Hacia lo salvaje. Sino lo más probable es que el progreso se lo engulla.  

Un saludo.
8 comentarios

Entradas populares